:/> Narcisismo Primario Primitivo el Preamor Intrauterino
Logo-Jaime-CaNellas-GALINDO-

Dr. Jaime Cañellas Galindo

NARCISICMO PRIMARIO PRIMITIVO (EL PREAMOR INTRAUTERINO)

 

 

Inicio

Quienes Somos

Donde Estamos

Contáctanos

Artículos

Links Relacionados

Català

 

 

El narcisismo primario es un estado anobjectal que remitiría a un estado anterior a la constitución del Yo, del cual la vida intrauterina sería el prototipo. La problemática de la pulsión de muerte da una consistencia a esta noción con la tendencia al retorno a lo inanimado, versus la pulsión de vida.

El narcisismo primario corresponde al primer periodo de la vida dónde la libido del niño es completamente portada sobre él mismo, todo lo que hace es papa servir a su narcisismo (libido del yo). Después adquiere la capacidad de diferenciarse de los otros (de su madre) y de invertir su energía en ellos, llevando entonces su libido sobre otros objetos (libido de objeto). Tras haber invertido su energia en otros objetos, la libido puede hacer retorno sobre el propio yo, es el narcisismo secundario.

El desarrollo psicoafectivo normal del niño encontrará su aplicación en psiquiatría infanto-juvenil en el concepto de psicosis simbiótica de Margaret MAHLER. Su trabajo parte de la teoría freudiana de las pulsiones y de los estadios del desarrollo libidinal, a la cual añade el concepto del Yo autónomo primitivo.  

Para Margaret MAHLER, la maduración neurológica y somática del niño va a la par con el desarrollo psíquico y la evolución de la relación de objeto libidinal. La madre es el apoyo de este proceso que trae a la separación-individuación del niño. Margaret MAHLER utilizará a estas palabras el término de “ECLOSIÓN".

Margaret MAHLER describe varias fases del autismo: hay en principio el autismo denominado "normal" durante las primeras semanas de la vida ( vida intrauterina y extrauterina). El Niño es en un estado de desorientación al·lucinatoria primaria. Tras el nacimiento, esta fase dura aproximadamente cuatro semanas. Es una vida vegetativa ocupada esencialmente por el sueño y la alimentación.

Hay paralelamente una satisfacción al·lucinatoria de todos sus deseos.

Después aparece una fase simbiótica (denominada "normal") todavía con un estado de dependencia absoluta de la Madre. Es una fusión psicosomática que aporta la ilusión de la omnipotencia. Esta fase va hasta el décimo mes. La concha autista, con quien hasta ahora tenía suficiente se rompe y el Niño integra a la Madre dentro de una relación dual todopoderosa: la simbiosis. No hay todavía una clara diferencia entre el Niño y el exterior. La Madre es vivida como un objeto parcial, de manera fusionada. Esta última permitirá poco a poco al Niño desarrollar sus sensaciones y sus percepciones exteriores. La separación de los Objetos se hará suavemente y la capacidad de anticipar una satisfacción se establecerá. El bebé empieza entonces a percibir el origen externo de las fuentes de gratificación. Es en este momento que se inicia  la tercera fase, que es un proceso de separación- individuación del décimo mes a los tres años. Durante este periodo, hay un desplazamiento parcial de la catexis libidinal (motricidad, lenguaje...) después un segundo desplazamiento, masivo, sobre los aparatos autónomos del self y las funciones del Yo (percepción, aprendizaje...): el Niño gana la noción de permanencia del Objeto. Es durante este periodo que confusiones y desequilibrios se establecen, dando a luz las psicosis precoces. El bebé empieza entonces a percibir poco a poco el origen externo de las fuentes de gratificación. Ha sido llevado fuera de la "esfera simbiótica" gracias a la accesión a la noción de permanencia del Objeto. El autismo es una actitud defensiva fundamental puesto que el Niño no puede utilizar el polo de orientación emocional que es la Madre. Lo que significa decir que no utiliza la función del Yo auxiliar de la Madre. Aquello comporta una desorientación entre el mundo exterior e interior. Crea entonces un universo propio, pequeño, restringido y se cierra. Después se hace intolerante a todo cambio de su mundo inanimado. La psicosis simbiótica es la fijación en al estadio del Objeto parcial. La Madre queda fusionada al self del Niño. Participa en la ilusión de su omnipotencia. Los síntomas aparecen tras un año (delirios de omnipotencia simbiótica). El Niño es confrontado a una experiencia emocional demasiado fuerte para sus defensas. Para los psicóticos, y sobre todo los autistas, los Objetos transicionales son reemplazados por Objetos fetiches que tienen un valor centrado sobre sí mismos y no relacional.

Investigaciones mas recientes, sitúan la fase autística normal a nivel intrauterino, pero adelantan el inicio de la fase simbiótica normal al final del proceso gestacional, produciéndose un inicio de percepción del origen externo de su madre, como fuente de gratificación y apoyo permanente. La madre es vivida como objeto todavía parcial y en relación simbiótica a través de su voz (a través del líquido amniótico), sus caricias abdominales (a través de sus presiones y movimientos placentarios), su latido cardíaco cambiante particular y de otros intercambios sensoriales en la interacción madre-hijo.

Dr. Jaime Cañellas Galindo (2007)